El pleno aprueba la declaración institucional de la celebración del “Año Florindo” en 2022

En el siglo XVIII Fuentes de Andalucía consigue la mayoría de edad, se culminan grandes edificios barrocos como Santa María la Blanca o San José y se construyen nuevos como las casas señoriales que salpican el entramado urbano fontaniego o el palacio de los marqueses de Fuentes, todas ellas realizadas por la saga de arquitectos locales conocidos como los Ruiz Florindo. Esta familia de alarifes domina casi una centuria, dejando su impronta en la casi práctica totalidad de los edificios civiles y religiosos que hoy se conservan. Pero no es aquí donde se circunscriben todas sus obras; su maestría y estilo se expanden por toda Andalucía Occidental.

 

Esta saga de arquitectos fue iniciada por Cristóbal Ruiz Florindo, natural de Palma del Río y asentado en Fuentes de Andalucía. De los hijos de éste, será Juan el que abra camino a la generación de arquitectos puesto que de los cinco hijos que tuvo, cuatro se desarrollaron como maestros alarifes, siendo Alonso Ruiz Florindo el máximo exponente de esta generación de maestros alarifes, el cual será perpetuado por su hijo, Alonso Ruiz Florindo de Carmona, último alarife conocido de esta dinastía.

La arquitectura de Los Ruiz Florindo está dominada por el uso del ladrillo, aplicado en la composición y ornamentos de patios, fachadas y portadas. La policromía actual de las fachadas, posiblemente muy cercana a la original, potencia el carácter expresivo de estas composiciones; siendo pintadas de almagra intenso las superficies con relieve, en contraste con el blanco del resto de la fachada. El uso de la yesería también es generalizado, pero solamente en los interiores de las construcciones, sobre todo en las religiosas.

Las trazas de los edificios religiosos no presentan diferencias significativas con la arquitectura sevillana del siglo XVIII. Con respecto a la traza de la arquitectura civil, se busca una cierta regularidad con la disposición de las crujías muy clara, destacando el cuerpo de la calle de los edificios y la situación entorno a ejes transversales. Volúmenes como el mirador, que se alza centrado con la portada, contribuyen a potenciar ese carácter regular.

El legado de Los Ruiz Florindo en Fuentes de Andalucía es de vital importancia, constituyendo un marco incomparable para el estudio y entendimiento de la arquitectura rural del siglo XVIII en Andalucía.

En 1722 nació en Fuentes de Andalucía Alonso Ruiz Forindo, uno de los alarifes más importante de la saga de alarifes fontaniegos. “Fue el más notable de los miembros de la dinastía Ruiz Florindo, más incluso que el propio Antonio… De este maestro resaltaba Sancho Corbacho que es: el maestro alarife de mayor personalidad; imprime a sus obras mayor riqueza ornamental, prodigando el estípite, que con él tiene modalidades muy diversas y específicas (Ollero y Quiles, 1997)” El próximo año, se cumple el tricentenario del nacimiento de éste, una efeméride que el consistorio fontaniego quiere celebrar para divulgar y difundir la arquitectura de los Ruiz Florindo en Andalucía durante el siglo XVIII.

Debido a la importancia de estos Alarifes para la arquitectura barroca rural de Andalucía, el Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía tiene a bien declarar el próximo año, 2022, AÑO FLORINDO, durante el cual se llevará a cabo diferentes acciones dedicadas a la promoción, divulgación y difusión de la figura de los alarifes Ruiz Florindo.