Francisco Díaz presenta obra, ‘El hijo de la alemana’, en la Feria del Libro 2021.”No es una novela para quienes están criados con la mala teta de la prisa que impera en este tiempo que nos ha tocado vivir” (entrevista, corte e imágenes del acto)

Francisco Díaz, presenta obra en la Feria del Libro 2021 de Fuentes de Andalucía, La novela “El hijo de la alemana”, la segunda que escribe, pero la primera que ha publicado. Lo ha hecho en un acto celebrado en el Salón de La Huerta, en el que ha sido presentado por el delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Luis Conde, y el primer lector de la novela, y amigo del autor, el exalcalde y miembro actual de la Memoria por la Memoria Histórica Fontaniega, Pepe Martín

Francisco nace en San Lorenzo del Escorial (Madrid), pero la mayor parte de su vida la pasa en nuestra tierra, Fuentes de Andalucía. De profesión, profesor de Filosofía, lleva ejerciendo unos 12 años y actualmente trabaja en un Instituto del Viso del Alcor (Sevilla). Su currículum se completa con un posgrado: máster en Neuropsicología y Educación y máster en Escritura Creativa.

Colaboró asiduamente en el periódico Heraldo de Aragón durante los años que ejerció como profesor en diferentes Institutos aragoneses.

En la actualidad, la mayor parte de su tiempo libre lo dedica a elaborar un curso de Filosofía online adaptado al currículo de Filosofía en la comunidad de Andalucía.

La novela anterior a la que nos trae en la presente Feria,  “La siesta del carnero”, es una extensa novela pendiente aún de publicación, reconocida con una matrícula de honor en la Universidad de Sevilla.

A continuación en un test corto de 6 cuestiones te desvelamos muchas curiosidades de autor y obra.

1. ¿Qué va a encontrar el lector en ‘El hijo de la alemana’?

‘El hijo de la alemana’ es cualquier cosa antes que un mero entretenimiento; para entretenimiento ya tenemos Calígulas redomados repartidos por los gobiernos de medio mundo, y un ejército de descerebrados seguidores dispuestos a emborrizarse de infamia e infantilismo a pecho descubierto.

‘El hijo de la alemana’ nace de la contingencia, el desamparo, la incertidumbre y el desconcierto con el que nos arroja el destino a este mundo; un mundo que, como dice el tango, fue y será una porquería. Yo no sé qué se va a encontrar el lector en esta novela; desde Kant sabemos que la experiencia de la realidad tiene un componente subjetivo; un componente subjetivo moldeado en cada cual de manera diferente.

El hijo de la alemana no es una novela para quienes están criados con la mala teta de la prisa que impera en este tiempo que nos ha tocado vivir. Requiere paciencia, aguardar mientras las piezas del puzle narrativo van forjando la historia.

Es una novela en la que he intentado cuidar el lenguaje hasta la exasperación. Como lector me seduce tanto la forma como el contenido, y, cuando escribo me esfuerzo para que el lenguaje no sea un mero armazón que sustenta ideas.

Hay un filón humorístico de fondo en algunos pasajes, y un componente tragicómico que me gustaría destacar.

La novela tiene un gran poder de fagocitación, yo, dejándome llevar por ese carácter híbrido de impureza, de escritura desatada que diría Cervantes, he abierto las puertas al erotismo sin cortapisas, la reflexión, la poesía, la crónica política económica y social, la psicología, la crítica literaria, etc.

El hijo de la alemana, en cuanto a la temática, se podría decir que es una novela poliédrica; una novela en la que se indaga, entre otros, en aspectos tales como las relaciones de pareja, en la amistad, en la familia, la noche.

2. Háblanos de Abelardo, el protagonista de tu novela.

Abelardo no es un personaje engendrado en un proyecto prefijado; crece al pairo de las vivencias y lecturas de su creador. Un día se levanta y toma una decisión. ¿Abocado por el destino? Hay una tesis de fondo que recorre las páginas del El hijo de la alemana, una tesis ciertamente emparentada con el determinismo. Después de la indigencia que ha alcanzado el ser humano a partir de Copérnico, Darwin, Freud y Marx, nos hemos instalado en el desconcierto, y los relatos religiosos no nos ofrecen calma, menos aún a quienes se atreven a pensar.

Abelardo es una persona que no termina de romper la cadena de remordimientos que ya, desde pequeño, lo ataban a la última travesura. Una persona que siempre ha ido de la mano del sentimiento de culpabilidad, porque espera algo de la vida que no existe, ni para él ni para nadie, pero él, en el fondo, anda empecinado en la idea de que puede domesticar al destino –no sabe cómo-. Una idea que convive con él y a la que, iluso, pretende hacerle frente; aunque, lo cierto es que no mueve un solo dedo; se deja llevar. Y en este impase en el que lleva toda su vida, va como una bolsa de plástico al albur de las contingencias que se le presentan, convencido de que la vida ha de ofrecer algo más, para lo cual ha de poner de su parte. ¿Qué? no se da cuenta de que la vida no es nada más que eso que él hace, le sobran los remordimientos.

3. ¿Hay algún elemento autobiográfico en le historia?

No hay novela que no encierre una carga biográfica. Es más, si alguien quiere saber de un escritor que no acuda a su libro escrito en forma de autobiografía, pues esta, en el fondo, solo suele ser un baño de vanidades camufladas con una dosis de desgarros para aportar verosimilitud. Ahora bien, el elemento biográfico no emerge con claridad, hay que escarbar, porque el dato autobiográfico salta del inconsciente, y este es un territorio que tiene una forma peculiar de expresarse. El elemento autobiográfico no está escrito con brocha gorda. Quien quiera ver un trasfondo autobiográfico en elementos superficiales es que no se entera de la misa a la media.

4. ¿Qué escritor o libro te ha influenciado en tu trabajo como escritor?

Los escritores que me han influenciado son numerosos, y variopintos. Durante una época de mi vida fui un lector compulsivo. Leía incansablemente. Ahora leo menos porque una gran parte de mi tiempo lo empeño en un proyecto de creación de material audiovisual para filosofía en mi canal de YouTube: Francisco Díaz Filosofía XXI. https://www.youtube.com/c/FranciscoD%C3%ADazFilosof%C3%ADaXXI/videos.

Si te digo autores que han influido en mi escritura es seguro que me olvido de muchos. Te puedo nombrar algunos que ahora me vienen a la cabeza que por alguna razón los tengo muy presentes: John Williams, John Updike, Philip Roth, Ángel Vázquez, Rafael Chirbes, de este autor lo leí todo, porque comencé un doctorado sobre su obra, que finalmente, no terminé. Juan Marsé, Marcel Proust, Nabocov, Virginia Woolf, Alice Munro, Lorri Moore, Edith Wharton, Chejov, Kafka, el autor de “Matadero cinco” que no recuerdo el nombre. En fin son muchos los escritores que he disfrutado. Y me viene ahora a la cabeza Josep Pla, y Flaubert, Flann O´Brrien, Cesare Pavese, Antonio Tabucchi, Samuel Be llow, Don De Lillo, Bolaño, Sergio Pitol, Mercedes Rodoreda. Mi lista de escritores es interminable.

5. ¿Por qué tu novela lleva ese título? ¿Quién es ‘El hijo de la alemana’?

La alemana es un sobrenombre, un producto de la ignorancia de la época. Ella, la madre de Abelardo, el protagonista, juega un papel importante en la novela; quiso cambiar su nombre por el de Giovanna, y sus paisanos terminaron llamándola “la alemana”, porque su marido trabajaba en Suiza. Así suceden las cosas. Encaras el destino, pero él te aguarda no se sabe qué. Es una metáfora del destino que le aguarda a Abelardo. En la portada aparecen las Moiras hilando la hebra de la vida de Abelardo. En la mitología griega, las Moiras son la personificación del destino. Ni siquiera Zeus se libraba de sus designios.

6. ¿Qué opinión tienes de la Feria del libro de Fuentes de Andalucía?

Bueno yo no he participado en la feria de Fuentes porque en los últimos años he llevado vida de cartujo. Excepto la salida nocturna de los viernes, el resto del tiempo lo he consagrado a mis cosas. Pero me parece una iniciativa necesaria y loable. Promocionar la lectura debe de ser una obligación de las instituciones públicas. La lectura tiene un gran competidor en los cachivaches electrónicos; resulta fácil de entender el poder de seducción que ejerce sobre los niños y los jóvenes. Pero, sin menospreciar otros soportes, pienso que la lectura exige un tipo de participación que resulta muy compensadora en muchos aspectos que no se alcanzan con otros medios. Además, en la lectura juega un papel importantísimo el lenguaje. Y el lenguaje para un humano lo es todo. En fin, no hay más que ver la mirada y la expresión de un lector avezado. Yo pienso que las artes deben de cultivarse, pero no solo desde el papel de la recepción, creo que las administraciones públicas deben fomentar, no solo el consumo de productos culturales, sino, también, y, sobre todo, pienso que deben potenciar la creación. La creatividad es la fuente que más ha aportado al progreso de la humanidad.

Corte de la presentación:

Imágenes del acto de presentación del libro: