Ayuntamiento y Comisión por la Memoria histórica se reúnen para abordar las conclusiones hasta la fecha y las próximas actuaciones (incluye documentos: memoria e informe)

Una de las líneas del Ayuntamiento y la Comisión por la Memoria Histórica, junto a la recuperación y divulgación de nuestra memoria democrática local, era también la localización y recuperación de los restos de las víctimas. En este sentido en el año 2010 se establecieron 4 líneas que implicaban, además de al municipio fontaniego, a La Campana y Cañada Rosal.

En cuanto a las líneas han concluido ya las excavaciones en la finca del Aguaucho, también las muestras y contrastes de adn tras las exhumación de las fosas de La Campana, y el último proyecto llevado a cabo era la localización y delimitación  de la fosa común en el cementerio antiguo local. En este último se localizaron restos óseos, los cuales una vez analizados, han sido trasladados al mausoleo del cementerio nuevo.

La última reunión de la comisión abordó las conclusiones del último proyecto que señalan que, tras más de 11 sondeos, no ha sido encontrada la fosa común. Las actividades funerarias durante el tiempo que estuvo activo el cementerio, así como intervenciones y modificaciones en el mismo, pudieron afectar a la fosa. Aunque los estudios recogen que las víctimas pudieron ser enterradas en diferentes poblaciones, estos determinan que hasta un total de 15 fueron enterradas en Fuentes de Andalucía.

Según recoge la arqueóloga en sus conclusiones proyecto, Elena Vera, es que dichas víctimas pudieron ser ocultadas en diferentes fosas, lo que dificultaría la localización. A lo que hay que añadir la transformación completa del antiguo cementerio. 

Los trabajos también han incluido el análisis de los restos encontrados en los trabajos realizados en el cementerio y que fueron trasladados al mausoleo, “no se han encontrados signos inequívocos de violencia interpersonal, no es descartable que algunas de las fracturas señaladas correspondan al perimortem del sujeto, sin poder decir que se encuentren vinculadas con la muerte de este”. No obstante, el informe también recoge de forma literal que “la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia, por lo que no se puede descartar de forma tajante que alguno de los individuos, dentro de esta pequeña representación de la población fontaniega, pudiera haber sido víctima del mencionado proceso bélico. Simplemente, no hay señales en los restos óseos que evidencien de forma clara dicho proceso”.

En último lugar, se ha procedido a guardar los restos óseos de forma individualizada en cajas y se ha separado una caja (Caja 7, mirar inventario de materiales) en la que se ha decidido guardar los huesos largos que mejor representan el NMI (húmeros y fémures) y que son más viables para la extracción de muestras para ADN, en concreto, el fémur (NMI 27) que por lo general ha presentado un buen estado de conservación. Cabe destacar que se ha separado del resto del material con la intención de que si en un futuro se aplicasen estos análisis solo habría que recurrir a esta caja sin tener que manipular el resto de la muestra.

En cuanto a la línea que corresponde a Cañada Rosal se está trabajando en 1 de las 3 fosas que allí se hallan. La idea que se tiene es, una vez se consigan los fondos necesarios, continuar con los trabajos en las otras 2 fosas.  Tanto Ayuntamiento como la comisión se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Cañada para colaborar y aportar lo necesario en dicho proyecto.  Los primeros estudios e informaciones indican que pueden encontrarse restos de fallecidos de municipios diferentes al carrosaleño, y entre estas pueden encontrarse víctimas fontaniegos. A todo esto hay que añadir que el cabo Moyano, natural de Cañada, y responsable de asesinados, fue destinado a Fuentes de Andalucía, por lo que puede existir cierta relación entre ambos municipios en la fosa del municipio carrosaleño.

Las conclusiones que se extrajeron de la reunión fue la creación de un grupo de coordinación estrecha entre Fuentes de Andalucía y Cañada Rosal, compuesto por la representación de ambos ayuntamientos, sociedad civil, Comisión por la Memoria Histórica y los participantes carrosaleños en el proyectos. La primera tarea, ardua e intensa, que se ha abordado es el contacto con los familiares directos de las víctimas con el objetivo de recogerles muestras de adn para contrastar con los restos que se vayan encontrando en la exhumación de Cañada.

Desde el ayuntamiento fontaniego y la comisión animamos, y apoyamos en lo que necesiten, para que continúe las labores y finalice con el resto de fosas, una vez se consiga el fondo necesario para ello.

Adelantar también que a mediados de septiembre se tiene previsto llevar a a cabo un acto para informar y debatir sobre la nueva ley democrática del país.

Estos proyectos y actuaciones son prueba de la línea que tiene marcada el Ayuntamiento desde el año 2010 en su intento de recuperar la memoria democracia, hallar las víctimas del golpe de Estado, y para ello se continuará aportando todos los recursos necesario para que se exhume, se localicen y culminen con éxito.

  • Memoria Preliminar:
  • Informe Preliminar: